4 puntos clave sobre los Níscalos

Los níscalos o robellones son una especie de hongos comestibles que ya los romanos consumían, de hecho son los hongos más habituales en las cocinas de todas partes.

1.¿Dónde crecen los níscalos?

Los níscalos es una especie que puede crecer fácilmente en diversas zonas de España y es muy común encontrarla en otoño siempre en pinares jóvenes, en zonas de poca vegetación en zonas de humedad y lluvia abundante.

2.¿Qué aspecto tienen?

Los níscalos son muy llamativos de un color anaranjado entre tonos grisáceos y marrones del suelo. Al recogerlos debemos tener cuidado y no arrancarlos, se deben cortar desde la base con la ayuda de un cuchillo o navaja y debemos tratarlos con delicadeza para que no se rompa el sombrero y si se oxidan pierden sus tonalidades. La típica cesta de mimbre es muy adecuada para su transporte.

3.¿Son saludables?

Los níscalos son un excelente ingrediente para multitud de recetas y además resultas muy beneficiosos para la salud, en este sentido destaca por ejemplo que favorecen la formación de anticuerpos, glóbulos rojos y blancos, aumento de las defensas, y ayudan a combatir el estrés, las migrañas, el colesterol e incluso el estreñimiento.

4.¿Cómo puedo cocinarlos?

Antes de ponerte a cocinar cualquier plato con los níscalos debes lavarlos muy cuidadosamente para asegurarte de que no quede ningún tipo de parásito, es muy importante que le dediques tiempo y te esmeres. Son unas de las setas más apreciadas en la gastronomía por su gran versatilidad puesto que puedes cocinarlas simplemente a la plancha, o bien elaborar platos como guisos, arroces, pasta e incluso croquetas, tortillas. En realidad se convierten en tu grana aliado ayudándote a transformar un plato sencillo en algo delicioso gracias a su olor y sabor que aportan ofrecen un toque especial fácilmente reconocible.

Te animamos a que sumes los níscalos en tus platos diarios, como has visto todo son ventajas.